03 de junio, 2020

El primer ministro de Italia exige bonos europeos para la recuperación

COVID-19 DEUDA EUROPA Publicado el 28 de marzo de 2020 por Florence Ibañez. Actualizado el 28 de marzo de 2020

La cumbre de líderes de la UE celebrada la madrugada del jueves no consiguió acordar una respuesta económica conjunta al virus

Milán - El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, ha instado a la Unión Europea a que emita un "bono de recuperación" para ayudar a financiar la respuesta de los países del bloque al brote de coronavirus, alegando que de no abordar la emergencia Europa cometería un "error trágico".

En una entrevista publicada el sábado en el diario italiano Il Sole 24 Ore, Conte dijo que el plan europeo de recuperación y reinversión para apoyar la economía de toda la zona euro debe estar encabezado por un instrumento de deuda común.

Recurrir en cambio al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para pedir dinero prestado en los mercados y obtener financiación barata para los Estados bajo ciertas condiciones no sería la respuesta correcta, dijo.

FOTO DE ARCHIVO: El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, se dirige al Senado, la cámara alta del Parlamento italiano, sobre la propagación del coronavirus, en Roma, Italia, el 26 de marzo de
FOTO DE ARCHIVO: El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, se dirige al Senado, la cámara alta del Parlamento italiano, sobre la propagación del coronavirus, en Roma, Italia, el 26 de marzo de

"El MEDE es una herramienta creada para ayudar de forma individual a los Estados miembros que se enfrentan a problemas financieros causados por shocks asimétricos", dijo Conte, quien añadió que el brote de coronavirus está afectando por igual al conjunto de Europa.

"Si Europa no está a la altura de este desafío histórico, todo el proyecto europeo corre el riesgo de perder su razón de ser a los ojos de nuestros propios ciudadanos", dijo Conte.

Conte subrayó que, incluso si se procediera con la emisión de bonos de recuperación europeos, cada país seguiría siendo responsable de su deuda pública.

La cumbre de líderes de la UE celebrada la madrugada del jueves no consiguió acordar una respuesta económica conjunta al virus, concediendo en cambio a los responsables económicos de la zona euro un plazo de dos semanas para idear una forma de apoyar a la economía durante el brote.

Los instrumentos de apoyo financiero deben satisfacer a unos socios europeos con posiciones diametralmente opuestas: los que piden la emisión conjunta de deuda y los que se oponen ferozmente a ella.

Nueve países, entre los que se encuentran Italia, Francia y España, han pedido el recurso a una emisión de deuda común, los llamados "coronabonos", pero Alemania, Países Bajos, Austria y Finlandia se oponen.

Italia, que ha padecido más muertes por el coronavirus que ningún otro país hasta ahora, está preparando un segundo paquete de estímulos para abril por un valor superior a al de los 25.000 millones de euros (28.000 millones de dólares) adoptados en marzo.

Conte confirmó en la entrevista al periódico italiano que el valor total de las medidas de estímulo ascendería a más de 50.000 millones de euros, añadiendo que la deuda pública del país no se saldrá de control.

"Nuestra deuda es completamente sostenible", dijo.

El gasto extra significa que el déficit presupuestario de Italia en 2020 superará con toda probabilidad el 4% del producto interior bruto (PIB) del país, superior al objetivo del 2,2% establecido en septiembre y al del 1,6% de 2019, el más bajo en 12 años.

La agencia de calificación crediticia Scope advirtió el jueves que los costes económicos de la epidemia podrían fácilmente empujar la ratio de la deuda de Italia con respecto a su PIB por encima del 145%.

(1 dólar = 0.8977 euros)

(Reuters)

Fuente: reuters.