03 de julio, 2020

Escándalo en el fútbol Argentino: escuchas de Marcelo Tinelli y Julio Grondona

ARGENTINA DEPORTES FÚTBOL Publicado el 29 de junio de 2020 por Cristina Urdameta. Actualizado el 29 de junio de 2020

Puntos principales

Llamadas telefónicas realizadas entre el por entonces presidente de la AFA y el actual presidente de San Lorenzo solicitando árbitros que moderen los partidos del "Ciclón" en 2013

Un medio viralizó los audios de los intercambios entre los dirigentes mostrando el poder que poseían cada uno y las intenciones de dominar el fútbol argentino

Julio Grondona será recordado como el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino. También será recordado por muchas situaciones que hoy día se destapan en forma de escuchas telefónicas.

Los audios viralizados permiten escuchar a Marcelo Tinelli (actual presidente del Club San Lorenzo de Almagro) y a Julio Grondona (en ese entonces al mando de la AFA), conversando amistosamente de los futuros partidos que debía jugar el "Cuervo" en el año 2013.

El ex presidente de la AFA con ánimo muy tranquilo atiende el llamado telefónico de Tinelli en donde cualquiera puede derimir rápidamente el nivel de confianza que manejaban estos directivos del fútbol argentino.

35 años fueron los que estuvo al frente de la AFA Grondona, cargo por el cual también le permitió estar presente en la FIFA (como vice presidente).

Las conversaciones

La primer escucha se realizó en la previa de la 3° fecha del torneo local. Agosto del 2013, Argentinos Juniors versus San Lorenzo de Almagro, en la cancha del "Ciclón". Tinelli en la conversación, frontalmente manifiesta “No quiero que me dirija Ceballos, quiero al mejor: Delfino”. El ex presidente del fútbol argentino escuchó atentamente el pedido del dirigente.

En definitiva esta conversación parece que no trajo mucha efectividad ya que el partido terminó 3 a 0 a favor del club de Paternal, finalmente dirigido por el árbitro Rapallini.

Transcripción de la conversación

—Julio...

—No sé lo que es.

—Le quería decir que ahí está (Luis) Segura rompiendo los huevos y seguramente le va a hablar por el tema de Caruso, que le rompe los huevos con el tema del árbitro del partido con nosotros. Seguro van a pedir a Ceballos. Y va a buscar a los amigos de Caruso. (Diego) Ceballos o alguno de esos. Yo no quiero que me dirija Ceballos. Yo la verdad lo que le quería decir, se lo iba a decir después de la una y media, pero como seguro lo van a llamar en cualquier momento, yo quiero que nos dirija que sea el mejor ¿(Germán) Delfino? Tomalo a Delfino. Él dice que Delfino no sé qué mierda, que es hincha de San Lorenzo. Jamás en mi vida me enteré que Delfino era hincha de San Lorenzo. Pero digo, quiero poner a uno así. Que garantice. (Juan Pablo) Pompei, por ejemplo. Pero no que nos dirija Ceballos, porque va a armar un escándalo en la cancha de San Lorenzo.

—Seguro.

—Lo digo porque va a pedir seguro a Ceballos o (Patricio) Loustau, que lo odian en San Lorenzo. Nos van a tirar con piedras.

—No, ahí no sé si va (Mauro) Vigliano...

—Es que Vigliano nos dirigió ahora. Vigliano es otro bueno también para ir.

—Claro, ¿cuándo dirigió?

—Vigliano nos dirigió con Rafaela el sábado.

—Ah, claro…

—Pompei es un tipo tranquilo. No va a romper los huevos. Si no, pongamos al mejor, que es Delfino. Va a dirigir bien, seguro. No entiendo por qué tanto. Lo que pasa es que Caruso rompe tanto los huevos…

—No, no… yo me encargo ¿A quién no querés vos?

—Yo no quiero ni a Ceballos, ni a Loustau, ni a toda esa lacra que va a venir. Son los amigos de Caruso

—Ni Loustau, ni Ceballos…

—Y va a venir con los amigos de Caruso. Yo conozco a los amigos de Caruso. Son el trío Luis Díaz, Pablo Díaz, Álvarez, Rapallini… los que él dice que son amigos.

—Está, está…

—Listo.

La segunda conversación se remonta a el 15 de junio de 2013, cuando San Lorenzo debía visitar al club Independiente de Avellaneda. Si el club local perdía el encuentro, iba a descender a la primera b nacional (la segunda división del fútbol argentino).

En la semana previa, Tinelli se contactó con Grondona y su reclamo se hizo escuchar: el directivo anhelaba la designación de Delfino como juez del partido a jugarse.

Finalmente, el pedido del conductor televisivo no fue escuchado y el árbitro Trucco fue el que impartió justicia ese día durante los 90 minutos de juego.

San Lorenzo ganó 1 a 0 de visitante, condenando al equipo de avellaneda a jugar en la segunda división del fútbol.

Transcripción de la conversación

¿Todo bien?

—Sí, muy bien. Todo perfecto. Ahí estoy yendo a la cancha.

—Ahí hablé con (Javier) Cantero. Me dice que usted le había sugerido a Trucco. A mí Trucco no me gusta, Julio. ¿No se puede poner a Delfino? Cantero no tiene problemas en poner a Delfino en el partido con Independiente. Al mejor árbitro que nos pueda dirigir una vez.

—El que me dijo a mí fue... ¿Cómo se llama?

—Cantero.

—Cantero, no. Lamilina, Lamolina.

—Gol de Estudiantes contra Lanús. Otro más, ¿no? 2 a 0.

—Están derechos.

—Puff.

—¿Lamolina dijo eso?

—Ah...

—¿Me perdonás un poco? ¿Por qué no esperamos hoy?

—Bueno, Ok. Listo.

—Esperemos hoy los resultados y mañana lo charlamos al mediodía.

—Listo, listo. Dale, dale.

—Dale. Ningún problema. Perfecto.

—Porque según los resultados que hay hoy, puede interesar o no.

—Exactamente. Listo, ok.

—¿Para qué vamos a gastar pólvora en chimangos?

—Listo. Ya está. Hablamos mañana.

—Lamolina había quedado conmigo que íbamos a ver el tema mañana.

—Listo, listo. Porque me llamó Cantero y me dice “No quiero a Pitana”. Yo le dije que Pitana es un buen árbitro, pero me dijo que no lo quiere porque los cagó en tal lugar. Entonces me dijo Trucco. Le dije que Trucco no. Ese es un burro que nos echó a Stracqualursi a los 30 minutos, Es un desastre. Poné un árbitro bueno, Javier, le dije, ¿por qué no pedís un árbitro bueno? ¡Delfino! Y me dijo que Delfino no le gusta, qué sé yo...

—Bueno, esperemos a mañana.

—Listo.

El presidente de San Lorenzo emitió una serie de declaraciones en su cuenta oficial, realizando consultas y retweeteando a otros periodistas y medios sobre la información viralizada.